Archivo del Autor: Alejandra Martinez Pina

Primer acercamiento

“Te puedes revolucionar contra tus padres, el estado, el cartero… Te puedes revolucionar, como siempre hasta ahora, contra las reglas, reglas creadas por humanos. ¿Qué pasa cuando las reglas para los humanos no las marcan éstos, sino las máquinas? Y además, máquinas que una persona creó, y que quitan el trabajo a otras tres, como cuando despiden al padre de Charly en Charly y la fábrica de chocolate porque ponen en su lugar a una máquina que enrosca los tubos de pasta de dientes.”

“Ya en la casa los electrodomésticos han estado sustituyendo al trabajo manual desde hace unas décadas hasta hoy. En lugar de cocinar en un cazo de barro, se usaba la termomix, y ahora en lugar de eso, se usa el teléfono para reservar en un restaurante. El teléfono móvil, el ordenador, el gps, etc, son los nuevos electrodomésticos, los electrodomésticos de la ciudad, los instrumentos electrónicos que nos sirven para llevar a cabo de forma más sencilla y cómoda nuestras tareas del hogar, hogar que ahora es la ciudad.”

“Vaciar la casa para llenar la ciudad.
Reducir los equipamientos de la casa para usar los de la ciudad.
Abrir la casa para darla a la ciudad.
Que la ciudad entre en la casa.
Que la casa salga de la casa.
Que no haya casa.
Que la casa no son sus cosas.
Que la casa es la persona.
Que la persona no necesita cosas.”

“el paso de la pintura a la fotografía, y como este hecho re-hizo la pintura, cambió el modo de abordarla para los artistas, y surgieron las vanguardias. Explica que del mismo modo, la escritura se está viendo transformada por el desarrollo masivo de Internet, reduciéndolo todo a un copia y pega. En este sentido, encuentro que es la tecnología la que propicia estos cambios en el entendimiento. Y del mismo modo que la pintura se hizo abstracta, o la escritura fragmentaria, las casas se recrean hacia Dios sabe dónde.

“Por tanto, la pérdida de contacto con lo real, lo tangible, lo humano, se ha llevado a otra escala, haciéndolo más incontrolable.”

“Tratando de la misma manera las alusiones teóricas y de la praxis de las ciudades, tanto como el desarrollo sin pausa de estas y la búsqueda de una solución para el problema que planteo, me gustaría llegar a crear un espacio de no-ciudad que tenga como marco o fondo la ciudad.”

“Como se da a entender en la Ciudad de Bits de William J. Mitchell, todo lo físico se transformará en bits de información, todo se torna digital excepto el lugar físico del internauta y los lugares de almacenaje, ya que es lo único que el ciberespacio es incapaz de abordar.”

“Así, con el fin de englobar todo lo que tanto el ciberespacio como la ciudad son incapaces de abordar, tu nuevo hogar contará con un espacio, o varios, para la intimidad, ya sea sola, acompañada, para escuchar el silencio, o escuchar música, leer un libro, y sobretodo pensar, pero no trabajar. El tema del almacenaje parece más sencillo, todo lo que no necesitas inmediatamente se guardará en otro lugar, todo lo que se pueda tener informáticamente estará en el ordenador, y el resto de cosas como libros que quieres tener cerca, objetos a los que tienes afecto, la tarjeta de crédito, el tiket del metro, o tu ropa, estarán a tu alcance. Incluso podemos contar con un hueco debajo del colchón para guardar el dinero a la vieja usanza.”
“un entorno que la enriquezca

“la acera es el espacio de la incertidumbre, sin incertidumbre la calle no existe, la ciudad se pierde. Y lo que más me aportó por cercanía a mi proyecto, fue que insiste en que "hay que vaciar la casa para llenar la ciudad", posicionándose fuertemente en contra de las urbanizaciones cerradas y los pisos con "todo incluido" que tan de moda están y que anulan la posibilidad de relación con la ciudad y entre ciudadanos. Apunta también a este respecto que las casas no deben ser perfectas, pues chocarían con la idea de la buena ciudad. Las casas, los comercios, etc, deben tener deficiencias, para que así la gente salga a la calle a buscar lo que le falta, a encontrarse con lo imprevisto y crecer.

“que la casa sea un espejo donde ver todas estas actividades reflejadas, que reboten en ella y sigan su paso.

“Por otro lado encuentro de interés los espacios de trabajo que se crean en el bar berlinés Oberholz. Este bar/restaurante nace de la necesidad de un espacio de trabajo más allá de las oficinas convencionales, en un lugar intermedio, más relajado y abierto. Lo interesante de este lugar, y tantos otros como este que han ido saliendo como setas por todas las grandes ciudades, es el hecho de cómo se llega a crear un espacio de intimidad estando entre tanta gente. El espacio cuenta con mesas grandes, pequeñas, sofas y taburetes, para garantizar la mayor variedad y un ambiente diverso. La mayoría de gente que va sola acaba poniéndose los cascos y aislándose así del mundo. Podrías preguntarte que si se quiere aislar y no piensa hablar con nadie, por qué va a una cafetería y no se queda en su casa? El hecho es que como explica su fundador en esta entrevista, nos encanta estar con gente, aunque no queramos estar con gente. Este es otro punto fuerte del proyecto que quiero seguir desarrollando.”

“Se trataría de una vivienda mínima, pero no cualquiera que pudiéramos pensar con un catálogo Neufert, no se basará en mediciones antropomórficas ni muebles abatibles, sino en sensaciones de libertad, organización (que lleva paz), emocionalidad… Se trata de la vivienda mínima para el ciudadano emocional, y con recursos para poder contar con los servicios de la ciudad.”

“Como exponía Peter Zumthor: “Mi objetivo es construir un lugar altamente emocional, poner a cada individuo en un estado de ánimo que lo impulse a escuchar, o a leer, o a sentir””

“Entiendo, por tanto, que María necesita un lugar de relación, un espacio que reúna estos objetos/ sensaciones/ hábitos analógicos que no se pueden ni podrán reemplazarse por la tecnología.

“¿Será un lugar de disfrute de las cosas analógicas?  ”

“Me planteo como reto programático encontrar qué puntos de la vida son sustituibles por la tecnología y cuáles no, para terminar, con suerte, creando un objeto de diseño o espacio o lugar de relación, donde encontrar lo analógico irremplazable.

“Necesitamos en la casa intimidad.
La intimidad es silencio.
La intimidad es ruido.
Es ver gente pasar.
Es que no te reconozcan.
La intimidad es bailar.
Es estar con amigos, sólo, o ser dos.
Es poca luz.
La intimidad es sexo.
Es leer.
Es abstracción y sobrecogimiento.

“nómada
adj. y com. Que se desplaza de un sitio a otro,sin residencia permanente:
tribu nómada.
guarida
f. Cueva o lugar donde se recogen y guarecen los animales:
el lobo huyó hasta su guarida.
Refugio, lugar oculto al que se acude para huir de peligro:
la policía les hizo salir de su guarida.
Lugar donde se acude con frecuencia. Suele tener sent. desp.:
el comando terrorista tenía varias guaridas en la ciudad.

“El nombre de la habitación viene dado por su mobiliario, que también define las actividades que ella se van a llevar a cabo. En un espacio plural, son los pequeños objetos personales los que identifican las acciones, como un ordenador o los auriculares. Estos pequeños compactos definen una atmósfera y unos límites de relación y expansión.

“El almacenaje no lo trato como lo haría con un sentimiento, lo hago desde la utilidad. En la casa encontramos lo necesario en el día a día y lo afectivo. Siendo lo primero: ropa, cartera (tarjetas, dinero), móvil, portátil, bolsos. Y lo segundo, los objetos preciosos, objetos hacia los que siento aprecio y quiero tener cerca, nada útil desde el punto de vista programático, pero mucho desde el de salud mental, en mi caso, claro. Se trataría de objetos tales como una foto que te gusta tener en papel, que no vale escanearla, porque conlleva mucho mas como objeto que como imagen en sí misma; un libro que me gusta oler, tocar, sentir, rayar; y ese tipo de cosas. Este punto se trata de una excepción dentro de la casa. No son objetos que no puedan ser abordados por la tecnología o la ciudad, muy al contrario. Sin embargo forman parte de la inteligencia emocional que no quiero perder, no forman parte de un ornamento tampoco, pues no existe en la casa, la ciudad, y la gente que transita la calle o la casa, son toda la decoración que necesito. Cabe destacar que todos los elementos necesarios del día a día estarán únicamente almacenados en un espacio, no habrá lugar para su uso dentro de la vivienda.

“Algunas de estas cosas necesitan muebles.
La necesidad del mueble es mínima.
Una lámpara es una bombilla.
Un sofá son varios cojines.
Los acabados no importan. Son superfluos. Invaden.
La decoración es la ciudad.
El pavimento son los adoquines.
La luz son las farolas o el sol.

“Se visten los edificios con acabados.
Se viste la ciudad con edificios.
La persona se identifica con ello, y se viste con la idea.
¿Hasta qué punto es todo esto necesario? ”

“A menudo lleva a cabo este remake repitiendo experiencias que otros tuvieron pero con otros medios. No da soluciones a problemas, enuncia temas. El movimiento de muebles dentro de una habitación habla de la temporalidad, de la estación y del usuario. La prueba tras prueba y el esfuerzo físico responden a una búsqueda de la persona por la mejora constante, por el cambio, por la liberación y la máxima acomodación a la situación.

“Hilando esto con el Pao, no se puede pasar por alto que el mobiliario es lo que forma la vivienda, y la estructura y las telas del contorno son secundarias, la esencia y la atmósfera del Pao se crea por sus actividades y éstas se llevan a cabo por sus dispositivos. En mi investigación me estoy planteando si realmente son necesarios estos dispositivos, si como comentas, los compactos no tienen que estar siempre asociados a una actividad concreta. Opino que la arquitectura está evolucionando hacia la pérdida de la zonificación, y esto pasa por perder estos elementos que restringen las actividades. Mi propuesta para la nueva vivienda nómada tiene en cuenta la nueva mujer nómada y las formas de crear su intimidad en mitad del caos de la ciudad.

“La vigencia de la parte teórica del Pao pasa por considerar aspectos económicos y sociales. Y las partes físicas tienen en cuenta los dispositivos del Pao y posibles variaciones, así como qué significarían unos artefactos así en estos tiempos y para una joven nómada como yo.
“lo único que constituye el límite de casa y no casa, es la persona que la vive, su intimidad y sus elementos físicos necesarios.

_El texto se trata de un collage de los textos que he ido desarrollando a lo largo de la investigación. No son las frases que quiero poner directamente en el artículo, pero sí que enuncian todos los temas que hay que tratar en él, y empiezan a desarrollar el esquema anterior.

Muchos de estos fragmentos están escritos desde la ingenuidad de buscar la casa físicamente, sin embargo, creo que la información que incorporan es líquida, por lo que son fácilmente amoldables y es sencillo extraer la idea de la investigación.

Esquema

*En el futuro, todo lo que pueda hacer una máquina, lo hará una máquina.
*Lo analógico irremplazable.
*La vivienda se reduce al conjunto de actividades que únicamente se puedan realizar en el hogar.
*La intimidad crea y limita espacios.
*Nos encanta estar con gente aunque no queramos estar con gente.
*Arquitectura como atmósfera creada mediante elementos independientes.
*La vivienda mínima del ciudadano emocional.
*La ciudad es un telón de fondo.
*Propuesta de casa con ciudad.
*El cambio y la prueba son una liberación.
*Cuestión de la necesidad del engalanado de edificios, muebles y de nosotros mismos.
*El repensar el Pao pasa por consideraciones económicas, políticas y sociales.

REabstract


Este artículo parte del estudio de la forma de habitar de una joven nómada y su modo de ver la ciudad como un hogar, para contemplar diferentes maneras de configurar el espacio emocional. Los modos en que se relacionan las personas con sus hogares han cambiado, sin embargo los modos de hacer viviendas no varían a la misma velocidad. Se estudia la intrusión de la tecnología, de los objetos compactos o de la ciudad en la vivienda, y cómo éstos la modifican hasta expandir sus límites.

Se trata de una problemática de alcance global que llega hasta lo específico del mobiliario. Vemos como por todo el mundo proliferan las cadenas de cafeterías que hacen al usuario sentirse “como en casa”, y los ciudadanos nómadas se nutren de este tipo de experiencias que la ciudad aporta inevitablemente. Por otro lado, la tecnología transforma los modos de relacionarnos, y el individuo acaba doblegándose a las delicias de la era moderna. Se contempla la posibilidad de coexistir de manera saludable entre estos dos mundos. A su vez, se investigan los elementos comunes en la creación de espacios emocionales que han llevado a cabo arquitectos de Japón o de la arquitectura moderna desde la creación del Pao.

La investigación se ha basado en la lectura de otros estudiosos de nuevos modos de habitar o viviendas difusas; así como en el acercamiento a vidas nómadas, poniendo hincapié en sus modos de realizar asentamientos. Por otra parte, se han realizado pruebas de primera mano a escala real.


A modo de conclusión, se desvelan los elementos mínimos necesarios para una persona de unas características en particular, de modo que se entiende una nueva manera de crear espacios basada en lo específico de su habitante, la capacidad de transformación, y las actividades íntimas que los objetos que lo invaden permiten desarrollar.

English version
The starting point of this paper is the study of the way in which a young nomad girl dwells and her way to see the city as a home, in order to contemplate different approaches to form an emotional space. The manner in which people interact with their homes has changed along the time; however the way of making houses has not changed at the same rate. The intrusion of technology, of compact objects and the city in the dwelling is studied, and how these terms modify it until it expands its limits.

This is a global scope problem that reaches also the specific theme of furnishing. We can see how all around the world new cafeterias proliferate doing the customer feel like in home; and the nomad citizens, thrive on those experiences that the city inevitably provides them with. On the other hand, technology transforms the way in which people relate to each other, and finally, the citizen bows at the delight of modern life. The possible coexistence of both worlds in a healthy way is studied as well.  At the same time, this research pays attention to the common points shared by Japanese and modern architecture in the creation of emotional spaces.

The investigation has been based on the reading of scholars that study new ways to inhabit; as well as in an approach to nomad lives, putting emphasis in their ways to create settlings. On the other hand, first hand tests have been done on real scale.

As a conclusion, the minimum necessary goods for a particular person are revealed, so that we can understand the capability of transformation of the space and the intimate activities that the objects allow on it, and therefore, a new way of creating spaces based on the specific characteristics of each inhabitant.

ABSTRACT

Este artículo trata de encontrar los puntos teóricos y prácticos en los que el Pao de las muchachas nómadas de Tokio, realizado por Toyo Ito entre 1985 y 1989, sería diferente en la actualidad, y para una mujer nómada particular. Partiendo de cada componente del Pao, establece similitudes con otras obras y modos de vida similares a la muchacha nómada de Tokio. Se pone el foco en el cambio que la tecnología supone en estos años, el cambio de sociedad oriental a occidental, y sobre todo el cambio de la mujer en la sociedad.


En el texto se tienen en cuenta diferentes puntos de vista sobre las viviendas tradicionales o nuestra forma de entender las viviendas nómadas. La vigencia de la parte teórica del Pao pasa por considerar aspectos económicos y sociales. Y las partes físicas tienen en cuenta los dispositivos del Pao y posibles variaciones, así como qué significarían unos artefactos así en estos tiempos y para una joven nómada como yo.

Los modos en que se relacionan las personas con sus hogares ha cambiado en estos 25 años, sin embargo el modo de hacer viviendas no. La gente acaba adaptando sus nuevas maneras de hacer a la arquitectura tradicional que se les impone. Mientras, multinacionales como Starbucks crean espacios donde puedas desarrollarte sin los límites del hogar, pero sintiéndote como en casa. La ciudad reivindica su hegemonía como lugar de reunión, y se sirve de empresas externas a ella para hacer llegar a esa gente.
Se trata de una problemática de alcance global que intenta llegar hasta lo específico del mobiliario o iluminación.

La investigación se ha basado en la lectura de otros investigadores de nuevos modos de vivir o viviendas difusas, y en el acercamiento a los modos de vida nómadas, poniendo hincapié en los objetos mínimos de estas personas no para sobrevivir, sino para ser felices, y en su forma de realizar sus asentamiento permanentes. Por otra parte se han realizado pruebas de primera mano a escala real para contrastar datos, medir aproximaciones y probar la viabilidad del proyecto. Todo ello, poniendo la base en el estudio de mi forma de vivir, pensar, y ver las formas de habitar, para poder conseguir un resultado más afinado, completamente sincero, sobre el nuevo Pao de las mujeres nómadas del mundo, cada uno diferente y transformable.



Por último, se desvela cómo es la forma de vida de esta persona nómada en particular, y así llegar a pensar un espacio para esta ciudadana nómada, un Pao contemporáneo impensable desde otro punto de vista, otra edad, nacionalidad, condición social, política, sexual o de cualquier otro tipo. Una vivienda dependiente de su entorno, que cohabita y ofrece una variedad de espacio habitable, pasando de casa con piscina y jardín, a casa con ciudad, casa con vecino, con campo, con gato callejero, casa con una infinidad de posibilidades, donde lo único que constituye el límite de casa y no casa, es la persona que la vive, su intimidad y sus elementos físicos necesarios.