Archivo de la categoría: RE

A B S T R A C T [2]

Este artículo nace de la necesidad de estudiar los modos de habitar contemporáneos centrándome en la figura de la mujer joven  nómada contemporánea y viviéndolo desde mi propia persona. Los modos de habitar han variado con el tiempo y esto es algo que la arquitectura ha ido reflejando en periodos de tiempo. La investigación, aunque se basa en un modo de habitar en particular, no busca cerrase a este sino abrir la mente a la diversidad de modos que pueden existir.

 Centrándome en la capacidad de acumulación e incorporación a lo temporal del ser humano y descubriendo su dimensión histórico-social, no simplemente social, la casa deja de entenderse solo como lugar de confianza donde permanecer  a salvo de la intemperie donde el ser humano tiende a sustraerse hacia sí mismo, lo deja bajo cobijo, lo alimenta y lo sostiene. Comienza a ser el lugar donde se congrega lo más preciado para las personas, su intimidad, sus recuerdos, sus sueños,…. En tal sentido la casa y el ser humano se afirman como dualidad.
La creación de estos ambientes reflexivos de identidad es dada por la arquitectura, que ha de tener a la persona como principal mira en la realización de proyectos.


Apoyándome en algunos estudios teóricos, como  el realizado por un antropólogo sobre la evolución de la habitación de los adolescentes a lo largo de la historia, haciendo un análisis del modo de habitar mi casa y un listado de todos los objetos que poseo he llegado a la conclusión de que todas las personas necesitan hacerse eco de un ambiente propio que les caracterice de los demás. Por lo que este trabajo no es más que un seguimiento de como toda persona podría habitar de forma diferente el mismo espacio, invadiendo lo público y creando su porción de espacio introduciéndolo de este modo a la historia. 

REabstract


Este artículo parte del estudio de la forma de habitar de una joven nómada y su modo de ver la ciudad como un hogar, para contemplar diferentes maneras de configurar el espacio emocional. Los modos en que se relacionan las personas con sus hogares han cambiado, sin embargo los modos de hacer viviendas no varían a la misma velocidad. Se estudia la intrusión de la tecnología, de los objetos compactos o de la ciudad en la vivienda, y cómo éstos la modifican hasta expandir sus límites.

Se trata de una problemática de alcance global que llega hasta lo específico del mobiliario. Vemos como por todo el mundo proliferan las cadenas de cafeterías que hacen al usuario sentirse “como en casa”, y los ciudadanos nómadas se nutren de este tipo de experiencias que la ciudad aporta inevitablemente. Por otro lado, la tecnología transforma los modos de relacionarnos, y el individuo acaba doblegándose a las delicias de la era moderna. Se contempla la posibilidad de coexistir de manera saludable entre estos dos mundos. A su vez, se investigan los elementos comunes en la creación de espacios emocionales que han llevado a cabo arquitectos de Japón o de la arquitectura moderna desde la creación del Pao.

La investigación se ha basado en la lectura de otros estudiosos de nuevos modos de habitar o viviendas difusas; así como en el acercamiento a vidas nómadas, poniendo hincapié en sus modos de realizar asentamientos. Por otra parte, se han realizado pruebas de primera mano a escala real.


A modo de conclusión, se desvelan los elementos mínimos necesarios para una persona de unas características en particular, de modo que se entiende una nueva manera de crear espacios basada en lo específico de su habitante, la capacidad de transformación, y las actividades íntimas que los objetos que lo invaden permiten desarrollar.

English version
The starting point of this paper is the study of the way in which a young nomad girl dwells and her way to see the city as a home, in order to contemplate different approaches to form an emotional space. The manner in which people interact with their homes has changed along the time; however the way of making houses has not changed at the same rate. The intrusion of technology, of compact objects and the city in the dwelling is studied, and how these terms modify it until it expands its limits.

This is a global scope problem that reaches also the specific theme of furnishing. We can see how all around the world new cafeterias proliferate doing the customer feel like in home; and the nomad citizens, thrive on those experiences that the city inevitably provides them with. On the other hand, technology transforms the way in which people relate to each other, and finally, the citizen bows at the delight of modern life. The possible coexistence of both worlds in a healthy way is studied as well.  At the same time, this research pays attention to the common points shared by Japanese and modern architecture in the creation of emotional spaces.

The investigation has been based on the reading of scholars that study new ways to inhabit; as well as in an approach to nomad lives, putting emphasis in their ways to create settlings. On the other hand, first hand tests have been done on real scale.

As a conclusion, the minimum necessary goods for a particular person are revealed, so that we can understand the capability of transformation of the space and the intimate activities that the objects allow on it, and therefore, a new way of creating spaces based on the specific characteristics of each inhabitant.

REtaskcape



Me levanto con el sol en la cara, un rayo que se ha colado en el encapotado cielo de Londres, a los pocos segundos suena la alarma, siempre me pasa igual. Oigo por la ventana los camiones de reparto que empiezan su ruta TRRRKKKK KKKKPSSSSSSSSSCHL. Pongo de comer al gato de Susana que no para de enredarseme en los pies, le dejo una nota de agradeciemiento por el sofá. Bajo las escaleras que no paran de crujir, y ya estoy en barrio, de vuelta a mi vida. De camino a casa rodeo Soho Square y me compro un cafe y una magdalena en EAT. El parque esta precioso, verde como siempre, empieza a llover pero la gente no se levanta del cesped, es domingo y van a hacer el Roast en una barbacoa. Las ramas de los arboles bailan suavemente y suenan como campanillas. Sigo por Soho Street hasta Oxford Street. Una familia en la acera de enfrente mira desconcertada hacia Starbucks, Pret a Manger y Nero, demasiadas cadenas para elegir. Giro a la derecha y sigo mi camino hacia el hogar, entonces ocurre, ya estoy en Oxford Street, son las 10 de la mañana y la calle está abarrotada. A un niño se le cae el batido encima mientras una señora se tropieza con una baldosa levantada, luego se tropieza un chico, y un dependiente de Primark. La gente me rodea por todos lados, van en todas direcciones, se chocan para entrar primero en las tiendas, y se tiran los cafes encima. Sigo la torpe travesia y en menos de 10 minutos llego a casa. Cruzo el paso de cebra cuidando que no me atropellen, me hacen una foto desde un autobus, saludo a los chicos que limpian la parte baja del Centre Point y abro la puerta. 

REubicación

Mi exceso de emoción me llevó a una falta de acierto en la ubicación anterior, por lo que me he decidido a llevar a cabo un estudio más exhaustivo de la ciudad en la que me interesa trabajar para decidir de forma más fehaciente el punto exacto en el mapa. Con este fin he elaborado sobre el mapa de Londres (centro) una retícula con los diferentes equipamientos y servicios que tiene la ciudad según me informa Google. Tras esto, y comprobando densidades, he seleccionado los puntos con mayor concentración y variedad: 


Tras esto, y comprobando densidades, he seleccionado los puntos con mayor concentración y variedad:


Y entonces, de nuevo con ayuda del fiel Google, he apuntado las facilidades que aportan las mejores zonas según la triangulación:


El breve estudio me deja con la zona de Tottenham Court Road como la mas idónea por la variedad de equipamientos que necesito cerca como gimnasio, hoteles y B&B, parques, restaurantes, y sobretodo parada de metro; todo lo cual asegura el paso continuo de gente.



Analizando más de cerca Tottenham Court Road encuentro un Sansbury, un casino, un Boots, Burger King, Mc Donalds, cafeterias, pubs típicos, tiendas de móviles (muchas), hoteles pequeños, el teatro Dominion, un primark, starbucks... cadenas que aseguran el tránsito turístico, sin olvidar que el British Museum está a pocos metros. 

No me convence la enorme cantidad de tiendas de móviles, que monopolizan la calle. Me traslado pues a New Oxford Street, a pocos metros de aquí, pero con mayor variedad de restaurantes, bares y cafeterías que es lo que me interesa más tener cerca, y peluquerías, lavanderías y tiendas de ropa. New Oxford Street se encuentra al final de la calle comercial más concurrida de Europa, Oxford Street. Esta calle mantiene la mayoría de flujo de gente pero proporcionando más variedad que sólo tiendas de ropa.
A 10 minutos andando encontramos Covent Garden, Piccadilly Circus, o la famosa Carnaby Street, en el Soho.




Me ubico donde está la caseta de la acera de la izquierda, quitándola para poner mi casa. Ya hablaremos de cómo me las apaño para que el poner mi casa no le quite espacio al resto de ciudadanos.