Archivo de la categoría: reflexión

el salón a las 3 de la tarde



El objeto de estudio es modificar atmosferas mediante proyectores para el salón en diferentes tipos de vivienda según los residentes, a saber: domicilio familiar, residencia estudiantes, pareja joven y pareja ancianos.

A lo largo del día suceden una serie de actividades en el salón, en la que esta atmosfera puede tener modificaciones, lo cual normalmente no podemos conseguir más allá del cambio lumínico.

Por ello, la propuesta hace hincapié en un momento concreto de uso de este espacio. La franja horaria elegida será de las 3:00-5:00 pm, más popularmente conocido como sobremesa, hora de la siesta, descanso…



EFECTO BORDE: normalmente encontramos una serie de objetos en las habitaciones domesticas que se encargan de facilitar y acomodar la estancia en ellas. Más concretamente, en el salón, los objetos se encuentran propiciando un efecto borde, para dejar mayor amplitud del espacio. Analizar las características de estos objetos según la función que cumplen  o su apariencia física nos permite concluir en la función que cumplen en esta creación de una atmósfera, en la que se desarrollan las acciones propias de este espacio.


OBJETOS SEGÚN ALTURA: estudio de los objetos en el salón, ya que surge la intuición de que a medida que aumenta la altura en la que se ubican también se reduce su uso habitual. Por ejemplo, los objetos con mayor altura suele ser cuadros, libros o figuritas en estantes altos. Por el contrario, objetos de cintura para abajo como sillas, sofás y objetos sobre mesas son los mas solicitados. 


OBJETOS SEGÚN GAMA DE COLORES: este punto pretende clasificar los objetos por su aspecto, de manera que según el usuario las proyecciones variarán, ya que los estímulos que sugiere una gama de colores define las atmosferas que se crean, y de forma más concreta aquellas imágenes que se proyectan. Un ejemplo, las imagenes mas antiguas tenían colores más apagados, neutros. Por otra parte los colores hablan del usuario, ya que algunos tienen fuertes connotaciones, como el azul con el agua y el verde de naturaleza.


OBJETOS SEGÚN TAMAÑO: íntimamente relacionado con el punto OBJETOS SEGÚN ALTURA, ya que los más pesados se encuentran en la parte baja del espacio, coherentemente con la dimensión de su base. 


LIBERACIÓN DE ORIENTACION: en el salón los objetos se encuentran orientados por normal general mirando hacia la televisión. La estancia, por tanto, adquiere una atmosfera muy parecida a pesar de que varíen el resto de objetos. La propuesta pretende la liberación de esta distribución estándar, ya que el paso a ser un salón proyectado consigue que toda la envolvente esté disponible, y así atender a necesidades personales, orientación variable según momento del día o estación del año.



SONIDO: los objetos no tienen un sonido propio, a excepción de los tecnológicos. Es por ello que la propuesta puede generar interés no sólo en cuestiones visuales. Así como la televisión presenta la combinación del audio y la imagen, en el salón proyectado cualquiera de los objetos que aparecen pueden actuar de la misma forma. Por ejemplo, la proyección de una imagen familiar puede estar acompañada de las voces de los distintos miembros, una cascada de su correspondiente sonido, un gato maullar…
 

Huerto de balcón_

Ahora que hemos visto crecer las primeras plantas, y después de que éstas hayan sido trasplantadas a otros recipientes, descubrimos cuál es el problema de este huerto de balcón.

No es que sea difícil hacer crecer las distintas especies, ni encontrar los cinco minutos diarios para comprobar su estado, pulverizarlas con agua, orientar las macetas en busca del sol… Lo realmente difícil de este huerto de balcón tampoco es descubrir que el espacio que antes se usaba para pasar la tarde sentado, tomando el fresco, ha sido invadido ahora por macetas y otros recipientes, no. Lo realmente complicado -y algo doloroso- es darse cuenta de que sacrificar todo ese espacio al aire libre no es suficiente.

Aunque todavía no ha llegado la hora de cosechar los frutos de este pequeño huerto, al empezar a pensar en añadir otras variedades, incluso algunas flores de colores para alegrar la imagen del balcón, nos hemos dado cuenta de que no existe espacio suficiente para albergar todas las plantas.

Este pequeño huerto de menos de cuatro metros cuadrados va a producir apenas tres variedades de hortalizas que no servirían nunca para abastecer por completo -o en la mayor medida posible- a una familia de cuatro miembros.

Por lo tanto, llego a la conclusión con esta pequeña reflexión, de que se necesitará mucho espacio para abastecer a una persona completamente -siempre hablando de los alimentos vegetales, no llegando a contar el espacio que necesitan los animales- por lo que me resulta inminente la necesidad de pensar en una comunidad en la que exista el intercambio bien de productos o bien de servicios, para completar el abastecimiento de la casa.