Archivo del Autor: Ana Conejero

ARTÍCULO. Skate or die.


ABSTRACT

Una nueva manera de moverse por la ciudad. Cómo ya sabemos, la ciudad está en continuo movimiento, y con ella nosotros. Estoy investigando en una nueva forma de habitar basada en el movimiento, en cómo pueden convivir dos espacios, habitar y movimiento.

La investigación se centra en cómo un espacio para patinar es eficiente para una persona en concreto, no es un espacio adaptado, ya que algo que caracteriza al patinaje urbano es que tú te adaptas a la arquitectura, no ella a ti.

Dependiendo de diferentes hipótesis sobre este sujeto, cómo debería ser su hogar o no. Dependiendo de cómo es una persona, cómo sería su espacio ideal. Cabe recordar que es una investigación, una forma de acercarnos a situaciones reales pero que no lo son.

Actualmente, hay algunos lugares, decidido principalmente por el Ayuntamiento, que prohíbe practicar una serie de deportes en el espacio público. Esta investigación ha permitido crear un espacio que permita dentro de las leyes de la ciudad de Madrid, obtener un espacio privado para practicar este tipo de deporte.

Otra problemática, es el no caer en una situación contradictoria. El crear un espacio cerrado, rompe con el ideal de ser libre mientras te desplazas por la ciudad.

Esta investigación se ha forjado a base de interactuar con gente que trabaja o simplemente disfruta con este tipo de deporte. Haciendo preguntas y buscando información en miles de páginas de internet. Además se ha estudiado desde el principio, del movimiento que realiza una persona, viendo que espacio es el adecuado y el que realmente necesita. Además se han realizado dibujos que expresan como se relaciona con el contexto, y como perder la sensación de estar en una jaula. Patrones del espacio y de cómo se podría construir. Se ha trabajado con la materialidad, experimentando con la transparencia, el sonido y la sensación que produce.


Este trabajo va dirigido a aquellas personas que les gusta patinar, ya sea como aficionado o que realmente se dedica a ello. Son resultados que nos demuestran cómo el habitar y el movimiento puede ser compatible en un mismo espacio. A pesar de ello, las conclusiones que obtenemos es que la gente prefiere patinar en la calle, porque ésta le permite hacer/sentir cosas que un espacio cerrado no. 

-

Los patinadores callejeros se enfrentan a una controversia a la hora de realizar este deporte, ellos quieren patinar por la ciudad, pero está prohibido. La sociedad ha consentido que esta gente se convierta al final en ninjas urbanos[1], tienen que esconderse de la autoridad, debido a que no les permiten patinar en el espacio público por miedo a alguna agresión al resto de peatones o porque consideran que pueden destrozar el mobiliario urbano. El espacio público es el ideal para patinar, ya que una de las características fundamentales de este deporte es adaparte a la arquitectura, no que la arquitectura se adapte a ti.

Mediante esta investigación pretendo encontrar una alternativa a la problemática actual, el poder crear un espacio para ellos, sin perder la esencia de patinar de forma libre por la ciudad. Mediante una serie de entrevistas, pruebas gráficas y una búsqueda intensiva de información intentaremos dar cuerpo a esta investigación.

Mi interés personal hacia este tema empieza en el debate de dónde exactamente está permitido patinar. Como patinadora amateur me llama la atención el por qué correr sí está permitido por toda la ciudad, pero patinar no. Si es cierto que los patinadores no solo pasean, realizan trucos creando así un deporte más agresivo, pero ni siquiera el pasear con patines está permitido.

Muchos estaréis pensando en un skatepark (skate-park o skate park) como una solución al problema, pero no sería del todo válido. Sí, un skatepark es un espacio usado para la práctica de este tipo de deportes, el inconveniente es que se ha creado como unas reglas, un protocolo dentro de este mundo. Un skatepark es para realizar skateboarding, si se realizan otros deportes nace la sensación de que están invadiendo un espacio que no es suyo, esto conlleva que los skaters tengan que buscar otro sitio cuando realmente su lugar es el skatepark.

La sociedad ha empaquetado a todos estos deportes como uno solo y no es así. Llegamos a un punto en el que hablamos de prostitución[2]. El tema de prostitución en un contexto deportivo se refiere a personas que no atienden a otro valor que no sea el dinero. Hasta grandes eventos (tales como los Extreme Barcelona) empaquetan estos deportes, dejando entrever que no les importa las categorías que hay dentro de este mundo, que lo que importa es el dinero, sacar beneficios.  Skateboarding, patinaje agresivo, roller, snakeboard, BMX y scooter freestyle son deportes diferentes y por lo tanto necesitan espacios diferentes.

Siguiendo con la investigación, quería dar una respuesta real a dónde realmente se puede patinar, por ello acudimos a la normativa vigente de la ciudad y del patinador. “Tú eres libre de gritar fuerte, siempre que eso no quite a otro la libertad de disfrutar del silencio”, realmente no podemos actuar sin pensar en los demás o en las consecuencias que esta acción provocan. Debemos ver nuestros límites.


[1]. Ninjas urbanos.
[2]. Prostitución. Términos utilizados por Miguel Urbina, skater profesional y creador de la web Un patín en común, en uno de sus artículos de Un patín en Común.

Existen unas leyes que limitan el espacio público para patinar. Las leyes de la ciudad, y en este caso la ciudad de Madrid, prohíbe realizar este tipo de deportes en lugares públicos que afecte de forma agresiva a los peatones. Cabe mencionar que no hay demasiada información legal acerca de los patinadores, ¿la razón? La ley establece que los patinadores son personas sobre patines, una subcategoría de los peatones, y por lo tanto se le aplica la normal del peatón.

En caso de infracción solo habría una sanción económica. En el artículo 159 dice, que no pueden ir por la calzada, solo por la acera y a velocidad de persona. Una persona caminando, tiene una velocidad media de 3 – 4.5km/h y corriendo, unos 10km/h. En el artículo 118, habla de la utilización del caso y del chaleco reflectante, dice que no es obligado, pero sí que se recomienda. Sin embargo, este artículo añade, que sí que está obligado el uso del chaleco en calzadas o arcenes (vías interurbanas) pero, ¿no decía que estaba prohibido circular por la calzada? En el 27/2005 se cuestiona el hecho de si cometes una infracción vial, si a parte de sanción económica también te retiran puntos del carnet. Bien, no. No te retiran puntos del carnet. Esta ley solo afecta a los vehículos a motor y a ciclistas. Sin embargo, si un policía te toma los datos por alguna infracción y te dice que te retirarán puntos del carnet, hay que dejarlo que lo haga. Una vez que la multa llegue a tu domicilio, deberás ir a una comisaría y explicar que la ley del carnet por puntos a ti no te afecta como patinador, y ya lo arreglan. Son incongruencias, pero ciertas.

Esto son leyes establecidas en todo el país, por otro lado, algunos Ayuntamientos han establecido otras normas además de las generales, estas son la ordenanza de circulación de peatones y vehículos y la ordenanza de medidas para fomentar y garantizar la convivencia ciudadana en el espacio público, también conocida como ordenanza de civismo.

La primera dice, que se puede circular con toda seguridad por todos los carriles bicis y en caso de que no haya un carril bici disponible; aceras que tengan más de 5m de ancho y con un mínimo de 3m de espacio libre. Parques públicos y zonas peatones y por último, zonas de prioridad invertidas en ambos sentidos de la circulación. Pero hay unas condiciones; los peatones siempre tienen prioridad de paso, la velocidad máxima será de 10km/h, no se podrán realizar maniobras que afecten a la seguridad de peatones y siempre a hay que dejar 1m de seguridad con las fachadas de las casas y solo si no hay aglomeraciones de gente. Por aglomeración se entiende, cuando no se puede conservar una distancia de 1m y cuando no sea posible patinar en línea recta de forma continua durante 5m.

La norma de ordenanza de circulación de peatones y vehículos nos decía dónde y cómo podías patinar, la de civismo, sin embargo nos dice cómo comportarnos. No se puede practicar slalom en los lugares donde se pueda molestar. Slalom es la habilidad de patinar que incluya escaleras y bancos, en definitiva, cualquier tipo de mobiliario urbano.



Esta información reduce los lugares donde practicar este deporte, pero al menos nos aclara dónde podemos hacerlo. Ante estos datos, decidimos centrarnos en un espacio privado. Crear un espacio privado en el que tú como propietario decides qué actividades hacer. Buscamos una alternativa en un espacio privado, ya que sabemos por dónde circular por la ciudad. La ciudad como escenario reduce las posibilidades de patinar, pero ya están establecidos los lugares por donde puedes ir, pero aun así debes convivir con gente que realiza otras actividades, por ello seguimos buscando un espacio único para patinadores callejeros.

Existen asociaciones, como A.D.P.U. (Asociación defensora del patinaje urbano) que intentan luchar para que se cumplan las leyes o para modificar las vigentes.

Creándonos una ficción sobre María Langarita (Arquitecta y antigua profesora de proyectos en la Universidad de Alicante) daremos consistencia a alguna de las hipótesis para poder realizar la investigación, para que sea un lugar único para una persona en concreto.

“María Langarita es una arquitecta que vive y trabaja en la ciudad de Madrid, y una de sus aficiones es el patinaje callejero. Una forma de despejarse y desconectar de los problemas del día a día.”

Ajustándonos a las necesidades de nuestro cliente, buscamos una parcela lo suficientemente cerca y bien comunicada de uno de sus lugares de trabajo para poder crear ese espacio privado y único para una persona en concreto.


Posee diferentes alternativas para poder llegar a su segunda casa. Tanto en coche, en bici o incluso patinando, ya que hay una red ciclable lo bastante extensa.

Mediante las distintas entrevistas realizadas a gente que pertenece a este entorno profesional, skaters amateurs (Jaime y Benja, compañeros skaters), skaters profesionales (Javier Sarmiento), empresas que se dedican al mundo del patinaje (El patín de Oro)… Vemos que hay puntos en común, condiciones que tienen que estar sí o sí en el mundo del patinaje. Espacios amplios, que te permitan realizar maniobras, por lo tanto tiene que ser un espacio compacto pero que tenga el suficiente espacio para que te permita recórrelo todo. El tema de diversidad de obstáculos, que hay variedad, que te permita jugar con el espacio. La compañía, practicar este deporte con gente lo hace mucho más ameno, se ayudan entre ellos y se esfuerzan por superarse a unos mismos. Algo muy determinante fue el tema de la edad, dependiendo de la edad las instalaciones más deseadas cambian: “Mientras para los más pequeños el espacio ideal sería, un espacio amplio, plano, y sin obstáculos donde poder desarrollar cualquier tipo de juego u actividad con los patines, a un adolescente le atraen más instalaciones específicas, como pueden ser rampas, pistas de hockey, patinaje artístico o Velocidad; y a un adulto le atraerán por lo general más espacios abiertos por los que poderse desplazar, cómo paseos marítimos o carriles bici-patín” (El patín de Oro).

Administrando todos los datos obtenidos, los traducimos a un posible espacio para patinar. Con unas condiciones establecidas como son los espacios amplios, rodeado de espacios verdes que permitan la sensación de amplitud, que los edificios colindantes no sean demasiado altos para que no de la sensación de jaula, un material que te permita, aun creando un espacio privado, sentir que estas en un espacio público, ya que uno de los objetivos del patinaje es patinar por la ciudad.

Esta vivienda es un lugar para patinar, ni se duerme ni se come. Tiene una gran sala para poder patinar, de vidrio para así poder romper con los límites visuales y un pequeño vestuario.


El espacio ocupado por un patinador no es el mismo que ocupa un peatón, para realmente conseguir un espacio ideal para una persona en concreto hemos estudiado como son esos movimientos realizados y vemos así que espacio necesita.


Las dimensiones de la pista de patinaje las hemos tomado como referencia de una real (95.7 x 36.9), pero la hemos adaptado teniendo en cuenta que es para una persona principalmente, obtenemos unas dimensiones proporcionadas de 54 x 21m. Teniendo en cuenta el espacio ocupado por un patinador y suponiendo los movimientos que puede realizar esta podría ser un ejemplo de la forma de la vivienda.


Intentando adaptar los datos obtenidos, creamos un espacio interior con un conjunto de rampas, aunque el tópico sea que el lugar ideal para las personas adultas sean las superficies lisas para pasear, los paseos por ejemplo, si una persona en su juventud sabía realizar estos trucos, no porque cumplas años dejas de saber hacerlos. Si es cierto que no los realizaras con la misma fluidez, pero no hace que te olvides de ellos.

Estas estructuras llevan a su vez una normativa que te condiciona su forma. Poseen unos radios y unas dimensiones que las hacen idóneas para que no sufras ningún accidente mientras realizas los trucos. Si es cierto que puedes sufrir golpes, pero no es debido a la forma de estas, si no a la dificultad de las maniobras que realizas.



Un punto muy importante en esta investigación es el crear un espacio privado pero que tenga la condición o la sensación de que siga siendo público. El querer que los límites visuales lleguen a mucho más y que no se queden comprendidos entre 4 muros. Buscando y pensando un material que me permita una transparencia para que se puedan mezclar visualmente estos dos espacios, pensé en el vidrio.

El utilizar como material principal el vidrio es un poco contradictorio con la sensación o el pensamiento que tenemos sobre el patinaje, ya que pensamos que el patinaje callejero es un deporte agresivo, pero no es así. Es ligero y es delicado. El patinaje consiste en desplazarte por un lugar, por eso mismo también elijo el vidrio. Porque visualmente proporciona una ligereza visual y una delicadeza estética.

Además proporciona algo muy interesante. Provocación. Si recordamos el principio del artículo, decíamos que los patinadores se habían convertido en ninjas urbanos, que tenían que huir, tenían que esconderse de las autoridades debido a las prohibiciones en el espacio público, mediante el vidrio provocamos. Los demás podrán ver como patinamos con total libertad, sin poder hacer nada a cambio ya que es un espacio privado y tú eres el propietario del lugar.

Por último, observar que el vidrio también debe cumplir una normativa. Debe cumplir unas condiciones térmicas, acústicas y de seguridad. Dentro de las de seguridad debe cumplir; seguridad de uso, seguridad ante agresiones, contra ataques de bala, contra explosiones y condiciones de fuego. Todas estas características varían dependiendo del tipo de vidrio que utilices, hemos elegido un Lite Floor + Security + Stadip principalmente, porque cumplen en principio todas estas condiciones. Y aunque también quiera añaidr la característica de que sea un vidrio serigrafiado, algunas normas tienen más prioridad que otras.

Pensamos en un vidrio serigrafiado para que proporcione un grado de intimidad, porque aunque queramos sentir que estamos en el espacio público, sigue siendo una casa. Una casa se caracteriza por ser un espacio propio en el que te sientes protegido. Un lugar en el que haces cosas sin importar lo que piensen los demás. Por eso mismo se necesita una pequeña intimidad, para que no pierda esa condición de casa.


Esta sería una posible solución de espacio privado para patinar de forma libre, sintiendo que aún estás en un espacio público.


Una casa para patinar la entendemos como un lugar en el que además de dormir, comer y ver la tele, puedes patinar. ¿Por qué no hemos hecho que convivan el habitar con el patinar? Porque el interés de la investigación es la creación de un espacio donde poder patinar, como si lo hicieras en la calle. Un espacio para relajarse, para evadirse. Si juntamos ambos espacios, ambos mundos seguirían ligados. Es interesante ver como un lugar para realizar una sola actividad aparentemente puede considerarse hogar, pero un hogar no se define por si hay cama o no, si no por cómo te sientes cuando estás en él.

¿Cómo se vive pues? Así:




Después de realizar esta pequeña investigación llegamos a la conclusión de que la forma de la vivienda no es importante, nos da igual. Ya que lo realmente importante es la arquitectura que dispongas para realizar la actividad. Este proyecto ha sido una mera solución de cómo podría ser.

Y algo más importante, que a pesar de que se pueda disponer de un espacio privado para patinar, los patinadores prefieren el uso de la calle, porque la sensación que tienes en un espacio abierto no se puede alcanzar en un espacio privado y cerrado. Que la condición de huir, de esconderse de la autoridad ahora mismo está muy arraigada a la condición de patinador. Se ha convertido en una característica más y atrae. 

Ana M. Conejero

Borrador. 1.0

La evolución de la ciudad. Las grandes ciudades se desarrollan a un ritmo elevado, cada vez hay más gente circulando por las calles, visitando museos y acudiendo a bares. Esta cantidad extra de gente en un lugar desemboca en una problemática muy ligada a la movilidad. El tráfico abarca la ciudad, la invade, te impide respirar. No solo hablamos de los males que este tema provoca, si no de las alternativas que la gente ha buscado para evitarlos.

La evolución de las ciudades ha creado nuevas formas de moverse, cada vez más, hay más gente buscando transportes públicos u otras alternativas.

El patinaje urbano siempre ha estado presente, pero no se le ha dado la real importancia. Y este dato lo corroboramos con las leyes establecidas, como no se menciona a los patinadores prácticamente, en 3 o 4 artículos a lo sumo. Se habla de peatones, de ciclistas, de conductores, pero no de patinadores.   

Siempre ha habido gente que ama patinar, que hacen de la calle su hogar. No solo lo hacen para enfrentarse al tema del desplazamiento, por el hecho de ir de un lugar a otro, que también, si no por mera afición.  Es una manera de desconectar de la realidad, la gente adulta que lo practica, la mayoría se apoya además en la música, es una combinación muy frecuente en este tipo de actividades. Si es cierto que la edad influye en la forma de practicar este tipo de deporte, los más pequeños buscan espacios abiertos y seguros y por otro lado, los adolescentes buscan lugares con obstáculos para aprender, disfrutar y superarse a ellos mismos.

Dejando a un lado el tema de la edad, vemos que hay un punto en común a pesar de cómo se practique. Que cualquier tipo de movimiento crea un espacio distinto. Si volvemos a los anteriores ejemplos, los adolescentes juegan con la ciudad, con la calle, con los bordillos de las aceras. Son espacios con medidas necesarias para ellos, espacios amplios para poder moverse. Ellos se adaptan a la arquitectura. Del mismo modo, los más pequeños y las personas adultas buscan espacios con una serie de características para hacerlo. Los niños buscan espacios amplios, con suelos lo más lisos posibles y seguros, y los adultos paseos o lugares próximos a zonas marítimas.

Detrás de toda esta diversión hay una normativa que la envuelve, “tú eres libre de gritar fuerte, siempre que eso no quite a otro la libertad de disfrutar del silencio”, no solo podemos hacer lo que nos apetece, sin tener en cuenta nuestro entorno. Hay que ver dónde están los límites de las cosas, ver hasta dónde podemos llegar. Existen unas leyes que limitan el espacio público para patinar. Las layes de la ciudad, y en este caso de Madrid, prohíbe realizar este tipo de deporte en lugares que afecte de forma agresiva a los peatones. Como hemos mencionado antes, no hay demasiada información legal que afecte a los patinadores, la razón, la ley establece que los patinadores son personas sobre patines, por lo tanto se le aplica las leyes del peatón.

En caso de infracción solo habría una sanción económica. En el artículo 159 dice, que no pueden ir por la calzada, solo por la acera y a velocidad de persona. Una persona caminando, tiene una velocidad media de 3 – 4.5km/h y corriendo, unos 10km/h. En el artículo 118, habla de la utilización del caso y del chaleco reflectante, dice que no es obligado, pero sí que se recomienda. Sin embargo, este artículo añade, que sí que está obligado el uso del chaleco en calzadas o arcenes (vías interurbanas) pero, ¿no decía que estaba prohibido circular por la calzada? En el 27/2005 se cuestiona el hecho de si cometes una infracción vial, si a parte de sanción económica también te retiran puntos del carnet. Bien, no. No te retiran puntos del carnet. Esta ley solo afecta a los vehículos a motor y a ciclistas. Sin embargo, si un policía te toma los datos por alguna infracción y te dice que te retirarán puntos del carnet, hay que dejarlo que lo haga. Una vez que la multa llegue a tu domicilio, deberás ir a una comisaría y explicar que la ley del carnet por puntos a ti no te afecta como patinador, y ya lo arreglan. Son incongruencias, pero ciertas.

Esto son leyes establecidas en todo el país, por otro lado, algunos Ayuntamientos han establecido otras normas además de las generales, estas son la ordenanza de circulación de peatones y vehículos y la ordenanza de medidas para fomentar y garantizar la convivencia ciudadana en el espacio público, también conocida como ordenanza de civismo.

La primera dice, que se puede circular con toda seguridad por todos los carriles bicis y en caso de que no haya un carril bici disponible; aceras que tengan más de 5m de ancho y con un mínimo de 3m de espacio libre. Parques públicos y zonas peatones y por último, zonas de prioridad invertidas en ambos sentidos de la circulación. Pero hay unas condiciones; los peatones siempre tienen prioridad de paso, la velocidad máxima será de 10km/h, no se podrán realizar maniobras que afecten a la seguridad de peatones y siempre a hay que dejar 1m de seguridad con las fachadas de las casas y solo si no hay aglomeraciones de gente. Por aglomeración se entiende, cuando no se puede conservar una distancia de 1m y cuando no sea posible patinar en línea recta de forma continua durante 5m.

La norma de ordenanza de circulación de peatones y vehículos nos decía dónde y cómo podías patinar, la de civismo, sin embargo nos dice cómo comportarnos. No se puede practicar slalom en los lugares donde se pueda molestar. Slalom es la habilidad de patinar que incluya escaleras y bancos, en definitiva, cualquier tipo de mobiliario urbano.


Existen asociaciones, como A.D.P.U.- (Asociación defensora del patinaje urbano) que han intentado luchar para que se cumplan las leyes o directamente se esfuerzan para poder cambiarlas.

-

 Existen lugares destinados específicamente para patinar, los llamados skateparks, por ejemplo, en los que hay plataformas de arquitectura destinada especialmente para este deporte. Los hay públicos y privados. Este tipo de espacios se conoce como arquitectura recreativa. Existe también un vocabulario ligado a este mundo, vocabulario específico que da nombre a cada una de las estructuras que conforman el lugar, los más comunes son half-pipes, quarter pipes, barandillas, trick boxes, funboxes entre otros.

Todas ellas distintas entre sí, con unas dimensiones establecidas y unos radios específicos para que puedan ser válidas y seguras para que se pueda patinar.

Si es cierto que la gente patinaba antes de que estas plataformas existieran, pero igualmente se hacían en lugares de la ciudad, calles o aceras. Sin arquitectura no hay patinaje.

Tras mucho investigar y preguntar a gente que pertenece a este entorno profesional, y que quede a su vez en el marco de la legalidad, es crear un espacio interior, que cree una atmósfera privada para desconectar de la realidad, pero de forma sutil. Ya que uno de los objetivos principales de practicar este deporte es estar al aire libre, disfrutar del paisaje. Por lo tanto para cumplir ambas cosas, creamos un espacio, de forma variable pero con unas dimensiones considerables, que permita dar la sensación de estar en el espacio público pero sin llegar a estarlo.

Ajustándonos al contexto de Madrid, buscamos una parcela que permita la realización de este espacio. De grandes dimensiones y con un desplazamiento accesible desde uno de los puntos importantes para el cliente, como es su puesto de trabajo. Rodeada de grandes espacios verdes y de edificios de no mucha altura, ya que queremos una sensación de amplitud.

Esta vivienda es un lugar para patinar, ni se duerme ni se come. Tiene una gran sala para poder patinar, de vidrio para así poder romper con los límites visuales y un pequeño vestuario.

Se han supuesto diferentes hipótesis sobre el cliente para que la casa se pueda adaptar a ella. “Si fuera una casa para usarla de día, las paredes serían de vidrio, para aprovechar al máximo la luz solar. Sin embargo, si la usara de noche, debido a su trabajo que le abarca tanto tiempo, solo tendría tiempo para practicarlo por la noche, de esta manera no se usa un material transparente. […] Al estar cerca de su lugar de trabajo, influye el tema de la vestimenta, si no tiene tiempo para cambiarse y utiliza la de un día normal, la distribución del interior sería muy suave, sin obstáculos, solo una pista lisa donde poder desplazarse y pasear. Si por otro lado, puede cambiar su ropa, la distribución del espacio interior sería totalmente diferente, ya que la vestimenta apropiada le permite realizar otros muchos movimientos. […] Es un espacio invadido por música, está todo acondicionado para que dependiendo del estado de ánimo suena un tipo u otro de música por toda la sala […] Si no supiera frenar, las paredes deberían ser de un material blando, que no te hiciera daño para no sufrir un accidente […]”

Finalmente nos hemos decido por la utilización diario de la vivienda, para así aprovechar la luz del sol y por lo tanto que le permita disfrutar del paisaje, aunque el uso sería igualmente desconectar de la realidad, despejarse. La música estará presente en toda la sala, ya que es un término que va ligado a este deporte, el cliente podrá modificarla en todo momento. La sala será un espacio con una serie de estructuras, rampas, barandillas… para que realice trucos y movimientos, además de una sala libre, la cual le permite simplemente desplazarse de un lugar a otro. El espacio de la vivienda está comprendido dependiendo del espacio que ocupa, pero también teniendo en cuenta que un factor muy importante es la compañía. Como cualquier casa, es privada e invita a quien desee, pero no es una vivienda normal, el espacio ocupado por las personas es mayor, y lo hemos tenido en cuenta.

La elección de querer patinar solo en compañía depende del día, de tu estado de ánimo y hablando de forma coloquial, de cómo te levantes. Practicarlo de forma conjunta, la mayoría de los skaters piensas que es mejor, ya que aprenden los unos de los otros, se divierten y las horas pasan más rápido. Pero como el resto de las personas, hay días que los necesitan para uno mismo. Para desconectar totalmente y despejarte sin pensar en nadie más.

Una parte fundamental del proyecto era el romper con los límites visuales, el querer unir tanto el espacio público y el espacio privado, el estar en un sitio sintiendo que estas en otro, siendo a la vez un espacio privado, tuyo, en el que solo entra la gente que tú quieres. Por ello utilizamos el vidrio como material principal, como nexo de unión entre ambos espacios. El vidrio seligrafiado permite romper con los limites visuales, pero de forma parcial. También proporciona cierto nivel de intimidad, la cual se busca en cualquier vivienda. Finalmente hemos utilizado paneles de 5x1.5m, con carpinterías blancas de 0.10cm.

Desde un principio buscábamos la relación entre dos acciones, el habitar con el patinaje. Una casa para patinar la entendemos como un lugar en el que además de dormir, comer y ver la tele, poder patinar. Pero el interés de la investigación es la creación de un espacio para relajarse, para evadirse, si juntamos estos dos espacios, ambos mundos seguirían ligados. Es interesante ver como un lugar para realizar una sola actividad aparentemente puede considerarse hogar, pero un hogar no se define por si hay cama o no, si no por cómo te sientes tú cuando estás en él.


Ana M. Conejero



Esquema

_Una nueva forma de moverse por la ciudad.

_El movimiento crea espacios.

_Los límites del espacio público.

_La ciudad como escenario.

_La arquitectura es la creadora del patinaje urbano.

_La vivienda ideal.

_La convivencia cordial dentro de un mismo lugar.

_El vidrio como nexo de unión.

_Relación habitar-patinar.

ENTREVISTA A UN SKATER.



-         -  ¿Desde hace cuántos años patinas? ¿Por qué empezaste a hacerlo?

Creo que 7 años o así, empecé viendo videos en youtube y me dije a mí mismo que tenía que imitar lo que veía, poco a poco, a medida que me iban saliendo los trucos y demás, empecé a engancharme cada vez más, hasta hoy.

-          - ¿Qué formas de patinaje conoces y/o practicas?

En calle y en rampa.

-          - ¿Cuáles son tus lugares favoritos para practicar este deporte?

Pues la verdad es que cualquier sitio, para mí es como para el que le gusta irse a correr, lo importante es divertirse, en  general por la calle siempre es divertido porque hay más libertad que en un skatepark, que el espacio es limitado y hay mucha más gente , pero me es igual, lo importante es ir cambiando de sitio para no aburrirse.

-         -  ¿Cuándo lo practicas más, por el día, por la noche, siempre es buena hora…?

Normalmente por las tardes y hasta que anochece, pero en general siempre es buena hora.

-          - Prefieres patinar solo o en compañía. ¿Por qué?

Depende mi estado de ánimo, por lo general no hay nada mejor que patinar con los colegas siempre te lo pasas mejor, pero otras me voy yo solo para desestresarme o lo que sea por mi cuenta.

-         -  ¿Te gustaría tener una casa para patinar? ¿Cómo sería esa casa ideal para ti?

Si te refieres a un sitio cerrado para patinar (indoor skatepark) pues sí, mucho. Y tendría de todo tipo de rampas y transiciones, y ya que hablamos de casa lo haría habitable, sofás, tele de plasma, etc...

Contactando con el entorno profesional.

Para profundizar en la investigación he realizado una serie de preguntas a distintas personas que de alguna manera forman parte de este mundo del patinaje urbano, no lo consideraría entrevistas ya que en alguno de los casos solo podía enviar un correo y no veía oportuno un pregunta-respuesta.

He conseguido contactar con un skater aficionado/amateur, un skater profesional y una empresa que comercializa con productos destinados a este deporte.

Esto ha sido lo que yo he podido preguntar y las respuestas que me han proporcionado.

“Buenas tardes. Mi nombre es Ana Conejero, y soy estudiante de arquitectura en la Universidad de Alicante. Estoy haciendo un proyecto el cual se denomina "Una casa para patinar" y estoy investigado sobre la forma de patinar, los materiales que se utilizan, las formas o lugares más deseados para patinar dentro del patinaje urbano, la normativa que la envuelve,etc.

Quería saber si seríais tan amables de proporcionarme alguna información que vosotros consideréis necesaria. Algún punto que realmente es importante y yo debería considerar y aportar a la investigación que estoy realizando.”


#JAIME. SKATER.

Una de las cosas que más me fascinan es el tema de las rampas. Que hayan rampas en forma curva sobre todo, incluso si llevan una de estas barras de metal en la esquina para deslizarse mucho mejor.

Para los que empiezan y por lo tanto no tienen mucha experiencia, sería ideal una de esas barrandillas, igual que las que te he mencionado antes, pero con una altura que no supere los 30 cm.

¡Una olla! ¡Cómo olvidarlo!

Para el tema del suelo… depende. Si fuera en el exterior alguno de hormigón, que resista muy bien los golpes, sería el adecuado. Sé que hay uno en concreto que es muy bueno, también muy caro pero ahora mismo no recuerdo su nombre. Pero como en tu caso es un espacio cerrado, en plan casa, lo ideal sería madera.


Si tuviera que añadirá algo más, sería el tema del espacio. Me explico. Los patinadores y los skaters necesitamos espacio para realizar las maniobras, asique tiene que estar todo junto pero separado, para que de tiempo a recorrerlo todo.


#JAVIER SARMIENTO. SKATER PROFESIONAL.

Te puedo decir las cosas que yo incluiría, que yo considero que son importantes. Sería sobre todo tema de las rampas y demás, ya que te permiten un juego, una interactuación entre el patinaje y el lugar.

Pondría bordillos, bancos de mármol, piscinas patinables, escaleras de la entrada con barandillas… y algo muy importante el suelo.

La idea de una casa para patinar ¿te gusta? Quiero decir, ¿te daría la sensación de estar encerrado? En plan jaula.

Me gusta si fuese una casa con detalles patinables, pero no creo que usara una casa para patinar como uso la calla. Sí que sería un poco jaula.

Te dejo este enlace por si te interesa.



# EL PATÍN DE ORO. EMPRESA.

Buenos días.

Mi nombre es Luis y soy el coordinador del Club Patín de Oro. Me ha redirigido tu correo desde la tienda, para que conteste a tus preguntas.

En tiendo que cuando te refieres a "Una casa para patinar", te refieres a una vivienda, y no a un centro deportivo donde practicar el patinaje.

Sobre la forma de la casa lo primero que deberías de tener en cuenta es, que el empuje de un patinador para un desplazamiento frontal es lateral, esto quiere decir que los empujes los realizamos hacia los lados, por lo que el ancho de los pasillos y puertas debería ser mayor de lo habitual, sobre la superficie, hoy en día el material de las ruedas se adapta sin problemas a cuasi cualquier superficie, si bien es cierto que habría que evitar cambios e nivel o escalones.

Sobre las formas y lugares más deseados para patinar, hoy en día son muchas las posibilidades que ofrece el patinaje y es un deporte que está siendo practicado por un rango de edad muy variado, de 3 a 90 años, la edad pues, a mi parecer sería una perspectiva determinante a la hora de valorar los gustos y por lo tanto las instalaciones más deseadas.

Mientras para los más pequeños el espacio ideal sería, un espacio amplio, plano, y sin obstáculos donde poder desarrollar cualquier tipo de juego u actividad con los patines, a un adolescente le atraen más instalaciones específicas, como pueden ser rampas, pistas de hockey, patinaje artístico o Velocidad; y a un adulto le atraerán por lo general más espacios abiertos por los que poderse desplazar, cómo paseos marítimos o carriles bici-patín. Sobre la vestimenta, no existe una especial esta se rige más por criterios de estética y prácticos.

Sobre la normativa, el patinador al contrario que la bicicleta es considerado peatón y por lo tanto se ciñe a las normativas del mismo. Sobre la normativa para instalaciones deportivas esta varía dependiendo de la disciplina, si estas interesada en este tipo de normativa te recomiendo que te dirijas a la Federación Española de Patinaje, en su web tienes documentos PDF con la reglamentación de cada disciplina.

Espero que te sirva de ayuda.

Un Saludo.
Luis José Jiménez Laín
CDE Velocidad El Patín de Oro

ABSTRACT 2.0. La vida es movimiento.

Una nueva manera de moverse por la ciudad. Cómo ya sabemos, la ciudad está en continuo movimiento, y con ella nosotros. Estoy investigando en una nueva forma de habitar basada en el movimiento, en cómo pueden convivir dos espacios, habitar y movimiento.

La investigación se centra en cómo un espacio adaptado para patinar es eficiente para una persona en concreto, dependiendo de diferentes hipótesis sobre este sujeto, cómo debería ser su hogar o no. Dependiendo de cómo es una persona, cómo sería su espacio ideal. Cabe recordar que es una investigación, una forma de acercarnos a situaciones reales pero que no lo son.

Actualmente, hay algunos lugares, decidido principalmente por el Ayuntamiento, que prohíbe practicar una serie de deportes en el espacio público. Esta investigación ha permitido crear un espacio que permita dentro de las leyes de la ciudad de Madrid, obtener un espacio privado para practicar este tipo de deporte.

Otra problemática, es el no caer en una situación contradictoria. El crear un espacio cerrado, rompe con el ideal de ser libre mientras te desplazas por la ciudad.

Esta investigación se ha forjado a base de interactuar con gente que trabaja o simplemente disfruta con este tipo de deporte. Haciendo preguntas y buscando información en miles de páginas de internet. Además se ha estudiado desde el principio, del movimiento que realiza una persona, viendo que espacio es el adecuado y el que realmente necesita. Además se han realizado dibujos que expresan como se relaciona con el contexto, y como perder la sensación de estar en una jaula. Patrones del espacio y de cómo se podría construir. Se ha trabajado con la materialidad, experimentando con la transparencia, el sonido y la sensación que produce.

Este trabajo va dirigido a aquellas personas que les gusta patinar, ya sea como aficionado o que realmente se dedica a ello. Son resultados que nos demuestran cómo el habitar y el movimiento puede ser compatible en un mismo espacio. A pesar de ello, las conclusiones que obtenemos es que la gente prefiere patinar en la calle, porque ésta le permite hacer/sentir cosas que un espacio cerrado no.


Ana M. Conejero