Archivo del Autor: Rocío Gómez

margopigo 2014-03-24 18:22:00

    Hasta el momento he ido haciendo entregas, una tras otra, pero sin tener definidos los conceptos fundamentales de mi proyecto. Me han ido surgiendo motivaciones, he ido encontrando referencias, vinculando mi proyecto a entornos diferentes. He ido identificándome con formas de vida. Pues bien, esta entrega pretendo que sea como recopilación de lo que hasta ahora es mi proyecto, incluyendo por supuesto la legislación que en parte me está haciendo abrir los ojos.

     En mi proyecto, desde muy temprano empezaron a adquirir valor los objetos, las pertenencias de alguien. Pienso que todos nosotros podríamos definir una serie de objetos de los que nos costaría mucho separarnos, como por ejemplo la cama, el ordenador, la ropa,… e incluso un espejo en el que mirarnos, porque a todos nos importa nuestra apariencia física. Son actitudes de nuestra sociedad y estamos apegados a ellas.
El viernes pasado pensé que ya había encontrado mi entorno perfecto, en el que podría crecer y aportar. Los “okupas” parecían asemejarse a mi ficción creada sobre Maria Langarita, pero no fue así. Es cierto que viven con los objetos mínimos, que los transportan de un lugar a otro y que los depositan donde puedan quedarse durante un tiempo, pero estos objetos son bien diferentes a los que yo defino. Es otra forma de vida. Por lo tanto tengo que definir mejor que se busca en mi casa y que no.

    En mi casa están mis cosas, estoy yo. Está en la ciudad, porque sin esta no podría existir. En mi casa se duerme, hay soledad. Estoy sola, pero a menos de un paso puedo estar con más personas. No se encuentra en un lugar fijo. Puede estar tanto en espacio público como en espacio privado. Se sitúa allí donde yo la necesite, siempre y cuando las reglas me lo permitan.

    Es aquí donde entra la legislación. La semana pasada hable de ocupar un espacio privado mediante la negociación privada con el propietario, y esta podría tener algo que ver con el patrimonio histórico, hacer partícipe de él al lugar ocupado, mediante una serie de actividades socioculturales o algo parecido. La ordenanza de ocupaciones del suelo de la via pública de la provincia de Madrid me da alguna pistas sobre cómo hacerlo, ya que habla de la legalidad e ilegalidad de algunas actividades.







 Esto define un concepto fundamental en mi casa. Ahora ya no me puede servir solo a mí, sino que el resto de la ciudad debe de aprovecharse de ella. Debe ser nexo de unión de las personas con la ciudad. ¿ Y cómo podría hacerlo teniendo en cuenta la condición de mi casa? Podría ofrecer mis objetos para uso colectivo, pero esto se saldría de los límites de mi ficción. Pódria vender algún producto artesanal, pero cuento con que Maria ya dispone de su trabajo y por lo tanto en ese sentido ya aporta a la sociedad. Podria invitar a gente a disfrutar de mi casa, pero solo quepo yo y como mucho 2 o 3 personas invitadas. Mi casa podría ofrecer a las personas que le rodean parte de mi historia. Podría hacerles partícipes de lo que mi casa dispone en su interior. He de tener en cuenta que hablo de que mi casa puede ocupar el espacio público y el privado. Por lo que la función habrá de cambiar. Mutará dependiendo del espacio en el que me encuentre, porque las necesidades de ese espacio serán diferentes. Ofrezco una experiencia, no solo visual, sino sensorial, pero es posible que esto lo ofrezca una vez yo ya no esté en su interior. Hablo de estructuras efímeras que sirvan en un momento como vivienda y mas tarde cambien de uso. 

    Se puede observar aquí la diferencia con el modo de vida okupa. Se apropian del espacio privado, usándolo para unas actividades que pueden estar más o menos bien.
El apartado 2 del artículo 245 del Código Penal de 1995 dice que:

“El que ocupare, sin autorización debida, un inmueble, vivienda o edificio ajenos que no constituyan morada, o se mantuviere en ellos contra la voluntad de su titular, será castigado con la pena de multa de tres a seis meses.”

    En el caso de los okupas de los edificios de la plaza de España de los que hablaba el viernes el dueño no sólo no autoriza a la entrada en la finca por parte del ocupante, sino que además ésta se produce en ocasiones mediando fuerza en las cosas. En mi casa esta ocupación del lugar se realizará con la voluntad del propietario, ya que se podrá beneficiar de lo que yo propongo.


    Esta legislación me ha ayudado a avanzar bastante en mi proyecto, definiendo unas condiciones de oferta que pienso que van a definir en gran parte mi proyecto. A partir de este punto pienso redefinir todos los aspectos tratados en clase. 

Lo común


    El proyecto avanza y necesito delimitar muchos más aspectos para seguir a buen ritmo. La plaza España como hemos visto es un punto de la ciudad de que se encuentra en buena posición, sin embargo, cuando nos situamos caminando por la Gran vía Madrileña y llegamos a la acera del gran Edificio España hay algo que nos sorprende, la vida de la calle llega a su fin: escaparates vacíos y un cierto ambiente frió. Este cambio de percepción es debido a la poca actividad de la plaza. Es unos de los puntos conflictivos de la ciudad. ¿Que podemos hacer al respecto? 


    En uno de sus lados, el más cercano a la Gran vía encontramos tres edificios recientemente demolidos y actualmente en obras. Son los número 3, 4 y 5 de esta plaza. Estos edificios antes estaban okupados por unas 30 personas de todas las nacionalidades. Ahora, una cadena hotelera esta construyendo su nueva sede. 

Tras analizar todos estos datos los relaciono con mi proyectos. Estos okupas realmente solo tienen lo que necesitan y han ocupado un espacio vacío en desuso para vivir. 

    Su forma de vida se basa en aprovechar lo que la ciudad le puede ofrecer y en estos espacios desarrollan dos actividades fundamentales. Por un lado tienen lo que podríamos llamar célula habitacional: su cama, su ropa, sus productos de aseo, comida,... y por otro lado disponen de zonas de reunión, donde desarrollan su vida social en comunidad. 
Estas dos actividades necesitan de un mobiliario determinado y por lo tanto de un espacio. He estudiado tanto los objetos como el espacio de uno de los antiguos "okupas" de estos edificios. 

   Una vez definido el espacio necesario para almacenar los objetos puedo avanzar en la definición de la localización precisa y de la forma de la casa. Quiero, de algún modo, que todo este terreno no sea destinado a hoteles de 4 estrellas, sino que estas personas que han convivido con la plaza durante mucho tiempo puedan seguir participando de ésta. Tras una charla con Ana, licenciada en Derecho, decidimos publicar nuestra duda en las redes sociales para poder obtener diferentes opiniones:


    Las soluciones que obtenemos no son válidas, ya que el suelo ya esta urbanizado y esta en manos de un propietario privado. Buscamos maneras de expropiar este terreno a la empresa, o convencerles de que cedan un espacio para la comunidad de Madrid. Esto último sería parte de una negociación privada en la que tengo que mostrar mis argumentos.
 Me decido basar en la ley de Patrimonio Histórico de la comunidad de Madrid. La plaza tiene un gran potencial a nivel arquitectónico y a nivel cultural. Esta puede ser mi vía de escape para conseguir la cesión de terreno. Se me ocurren algunas ideas como que la parte de terreno que consiga cumpla una cuestión social, de uso público, que este relacionada con todo el patrimonio que contiene la plaza. 

margopigo 2014-03-18 00:28:00

     Tras una charla con Ester me dí cuenta que realmente mi proyecto necesitaba algo más. Un dato que le diese fuerza. Realmente me sentía incapaz de avanzar sin antes definir más la situación real de proyecto. Es difícil centrarte en algo. Tenemos demasiada libertad a la hora de elegir… Estoy convencida de que quiero trabajar en la Plaza de España, por lo que a espacio público en desuso se refiere y en contenido histórico. No sabía exactamente donde situarme dentro de esta plaza por lo que fui más allá y pedi ayuda a un experto.  He recurrido a una abogada especialista en temas administrativos, que abarca también temas de urbanismo. No pretendía que me ayudase a resolver mi  proyecto, sino que al contarle el contexto de la plaza me diese pistas sobre leyes o normas que me podrían afectar. Estuvimos hablando sobre el edifico España y su situación,  y le pareció interesante la idea de que el propio edificio contase una historia social.  Más allá de eso, y tras contarme su visión real sobre la plaza estuvimos hablando de los tres edificios “okupados” y recientemente derruidos , de la situación social de las personas que vivían dentro. El nuevo uso que tendrán los edificios en contraste con estas vidas que han sido expulsadas de su interior.


    Hasta aquí fue una conversación fluida ya que Ana es conocida desde hace tiempo. Una vez que supo mis intereses empezó a buscar en internet cosas que con un solo click fue capaz de encontrar.  Se puso a pensar nombres de compañeros de gremio que pudiesen saber más que ella. Buscó noticias sobre leyes de patrimonio histórico, legislaciones vigentes,... Es cierto que no llegamos a ninguna conclusión, pero tras esta charla con ella me plantee la posibilidad de conseguir legalmente un trozo de esos edificios (actualmente en manos privadas) para cederlo a la ciudad de Madrid, quizá pueda encontrar alguna ley que me ampare o que pueda aproximarse a mi idea. Ha sido una gran pista para mi proyecto y sigo en la búsqueda de ello. Ella  me seguirá ayudando, le parece curiosa mi forma de involucrarme con algo que me pilla tan lejos (geográficamente), así a la vez le servirá para aprender más del tema, el saber nunca está demás.

margopigo 2014-03-11 00:19:00

    Un primer acercamiento a mi proyecto requiere de una serie de requisitos fijos. 
Me propongo abordarlo desde  dos campos diferentes. Por un lado quiero que la propia casa sea el lugar donde se guarden mis cosas, ¿y que son estas cosas? [1] para que de algún modo sean mi aportación a la historia, y yo misma, pueda entenderme al observar mis objetos. Serán estos y el orden en el que estén distribuidos los que cuenten mi historia. 

Por otro lada la propia casa pretende observar la sociedad. Se coloca a pie de calle (en el nivel del suelo) para así tener un contacto directo con la ciudad. A su frente el edifico España, icono de la ciudad y objeto arquitectónico que por sí mismo habla de muchas épocas y sociedades. La casa recibe información de fuera y a su vez aporta a la ciudad. 

No puedo definir la casa hasta que no conozca los objetos que van a formar parte de ella. En este primer diagrama y acercamiento hago un estudio de los objetos que poseo. 

margopigo 2014-03-10 15:33:00

     Siempre es difícil enfrentarse a un problema. En muchos sentidos la forma que tengo de enfrentarme a éstos comparte la lógica del taskscape. Un simple gesto siempre es divisible en múltiples partes. Un proyecto en arquitectura no es un problema, sino una resolución a una serie de condiciones que le rodean. Un diagrama sería “mi primer paso”. El proyecto se crea a partir de una serie de condiciones, debe de estar abierto a cambio y al mismo tiempo debe estar definido y controlado. Es aquí donde se mostrarían los requisitos básicos de mi proyecto sin los cuales no podría seguir avanzando.


     El diagrama ya no cumple una función solamente explicativa, sino que se convierte en un elemento organizador. “Organización implica tanto el programa como su distribución espacial, sobrepasando dicotomías convencionales como la función versus la forma o la forma versus el contenido”, argumenta Stan Allen (5,1998). El diagrama es un instrumento para introducir estructuras de organización como partes en el proceso de diseño.
“Un diagrama hoy es arquitectura” de este modo describe Federico Soriano (2008) la función de un diagrama en la actualidad. Ya no forma parte simplemente del proceso de análisis, sino que puede llegar a dar forma a la propia arquitectura, que según el mismo autor, ya no es un objeto, sino que queda abierta al cambio y esto es algo que solo el diagrama puede ofrecer.

    Comienzo observando. Es algo que puede parecer fácil, pero a medida que observas durante un tiempo prolongado vas descubriendo cosas que parecen tienen relación y nuca las hubieses imaginado. Todo depende del tiempo que dediques a realizar esta acción. No siempre observo del mismo modo. Es difícil prestar atención a muchas cosas a la vez, y por lo tanto la actitud física es bastante importante. Percibir es fácil, pero aprehender todo aquello que percibimos es más complicado. No es algo que podamos hacer por repetición, pues cada vez percibimos cosas totalmente diferentes. No hay situaciones iguales.
Cada persona percibe de diferentes modos, pero creo que sí que necesitamos entrenamiento para fijarnos en determinadas cosas. Al dividir esta situación en diferentes temas (como hice en el taskscape al dividir un momento en las percepciones de los diferentes sentidos) conocemos partes que podríamos pensar no afectan al proyecto, pero que sin embargo pueden llegar a ser definitorios. Hace algún tiempo leí sobre la exposición Atlas, ¿Cómo llevar el mundo a cuestas? Del Reina Sofía (2010) Esta exposición consistía en un conjunto de imágenes que pretendían hacer una relectura del mundo. Lo que me interesa de esto es que se buscaba la reflexión del usuario para buscar sentido al orden de las imágenes. Esto es lo que me proporciona el diagrama: una relación entre cosas que parecen no tenerlas.

    En los años 90 del siglo XX el diagrama fue el protagonista en muchos debates arquitectónicos. Se buscaba un método para afrontar toda la información en los procesos de diseño. El diagrama es capaz de incorporar todos los datos no arquitectónicos y permite trabajar con ellos. Y es lo que se buscaba en la época. De aquí nacieron gran cantidad de arquitectos como Rem Koolhaas, Kazuyo Sejima, MVRDV y Toyo Ito, etc.  que utilizaron el diagrama en sus obras de maneras diferentes. El Arquitecto holandés Stan van der Maas (2011) dice que todos buscaban lo mismo: “liberar la arquitectura de sus limitaciones de representación y presentar nuevas formas de mediación entre lo virtual y lo real”. Dice este mismo autor que en los años 20, algunos arquitectos vinculados a la bauhaus ya elaboraron diagramas de recorridos solares, horarios de usos,… Pero fue en los 90 cuando apareció como nuevo paradigma.

    El diagrama puede ser utilizado como dibujo explicativo, pero este dibujo puede inducir a cambios, otros pensamientos,.. y es esta la función que le asignan muchos arquitectos.
Muchos han tomado los conceptos de Deleuce (1995) sobre rizoma (Este concepto implica partir siempre del centro y extenderse simultáneamente en todas la direcciones, siguiendo el modo de reproducción de algunas plantas en que todo puede funcionar como raíz, tallo o rama.) El diagrama quiere que la arquitectura funcione del mismo modo, que parta de un centro (la esencia) y se desarrolle de forma no lineal. Sería un crecimiento siguiendo unos parámetros no pactados con anterioridad. 


-Allen, Stan. “Diagrams matter”. ANY, 23 (1998).
-Didi-Huberman, Atlas ¿Cómo llevar el mundo a cuestas?2010, Madrid, museo nacional centro de arte Reina Sofía.
-Moya, Diego; 27 abril 2012; El diagrama en la arquitectura
diagramasenarquitectura.blogspot.com
-Soriano, Federico. 2008. Algunas definiciones sobre la palabra “diagrama”
-Van der Maass, Stan. Julio 2011 “El diagrama en la arquitectura”. Revista Dearq 08

margopigo 2014-03-03 19:56:00

    En muchos sentidos este es un proyecto que cuenta una situación social. Tienen relevancia conceptos como acumulación, incorporación histórico-social, identidad y relación con la ciudad. 

    Recientemente me he parado a pensar sobre lo que es realmente "mi casa". Vivo en una urbanización de pisos construida poco antes del boom de la burbuja inmobiliaria. Todas las casas son exactamente iguales. Entonces ¿Dónde está la identidad? ¿Cómo reconozco mi casa? Beatriz Colomina, en un texto sobre la casa Eames nos dice que ellos usaron tecnología industrial para crear un espacio que pudiera satisfacer lo esencial para una vida confortable, pero que era misión del ocupante hacerlo suyo mediante los elementos efímeros de la vida ordinaria, que tomarían el control y definirían el espacio.  Pues bien, me parece una situación similar a la mía. Observamos como ambas casas fueron construidas en situaciones históricas similares. Por un lado la casa Eames buscaba cumplir con el sueño Americano: tu casa, con tu espacio, con todo lo necesario para la vida,... y por otro lado el tipo de urbanizaciones que conocemos por nuestra zona: pisos pequeños, construidos siguiendo el mismo patrón, que disponen de su piscina y sus propias instalaciones,... Es aquí donde por obligación son los objetos los que definen mi casa. 

    El escritor y diseñador Grahan Hill argumenta que el hecho de disponer de un número menor de objetos puede ayudar tanto al nivel económico como al nivel de felicidad en el usuario. Pone ejemplos como la tranquilidad que se siente en un hotel disponiendo de los objetos necesarios mínimos. Visión contraria a la anterior.

    Por otro lado el humanista universalista Silo hace una descripción de la persona humana donde es ésta  "acumulación e incorporación a lo temporal" lo que la diferencia del resto de seres vivos. " Descubro su dimensión histórico-social, no simplemente social [...] El hombre es el ser histórico, cuyo modo de acción social transforma a su propia naturaleza" Pues bien, el debate que esto abre es la necesidad que tiene el ser humano de formar parte de la historia como ser individual. Somos nosotros mismos los que debido al cambio social nos estamos apoyando en lo material para conseguir definirnos, diferenciarnos del resto y formar parte de la historia. 

    Por último, en relación con la identidad social, en nuestras ciudades existen multitud de espacios vacíos cerrados, desde teatros y cines hasta edificios de carácter privado. Alejandro Conty, a través de su estudio Excenia  busca que estos edificios o espacios puedan ser usados por las generaciones anteriores. No deben quedarse estancados en el pasado sino formar parte del presente. En el proyecto de Langarita-navarro del Medialab se busca la apropiación del edificio existente, pero no solo como narración de una historia que allí sucedió, sino aprovechando también todos los recursos que el lugar da por sí solo. 

    La rehabilitación de espacios vacios, de patrimonio, es un tema de actualidad, por un lado tenemos a los puramente conservadores, a los que buscan intervenir aportando y los que directamente construyen de nuevo. Mantener lo existente me parece necesario, pero aquí se encuentra el punto de conflicto, que es: ¿mantenerlo por completo como estaba (pasado) o intervenir en el desde el presente? 

margopigo 2014-03-03 13:28:00








Planta y sección. 

La casa que oferto es tanto un almacén de los objetos de uso diario como de aquellos objetos o "cosas" que definen a la persona. En un primer acercamiento, la casa se encuentra en una gran metrópoli ya que la persona que la habita necesita de las funciones que la ciudad puede ofrecerle. Me sitúo en Madrid , una ciudad que conozco bien, que he sentido sus calles y me ofrece una gran cantidad de estímulos. En ella puedo encontrar todos los servicios imaginables. La plaza de España es una de las plazas mas emblemáticas de Madrid y en ella se encuentra uno de los edificios más importantes del urbanismo español: el Edificio España*.  Es un edificio que muestra a modo de pantalla todas las situaciones históricas que ha sufrido nuestro país y por lo tanto puede servir para conocer la historia que envuelve al habitante de la casa. Es por lo tanto uno de los puntos importantes del proyecto. La casa observa el edifico (la historia) y a su vez quiere formar parte también de la ciudad. 

* Edificio España, Victor Moreno. Documental que se ha realizado sobre este edifico España  que presenta la microhistoria (o la intrahistoria) de una renovación arquitectónica de gran envergadura; su día a día, su pequeña singularidad.

margopigo 2014-02-24 17:46:00



Quiza esta sea una situación corriente, en la que todos nos podemos imaginar dentro de esta escena. Cada uno de nosotros, sin embargo, estaría percibiendo unos estímulos diferentes que le harían sentir el lugar de maneras muy distintas. Si por ejemplo me encuentro en un lugar en el que suena mi canción favorita para mí sería una escena para no olvidad, pero por el contrario para otra persona sería un lugar más que típico. Hay cosas que nos marcan y yo quiero hablar de que es para mí el contexto elegido.

Me sitúo en la ciudad de Madrid, un día cualquiera a una hora cualquiera. Por un lado tenemos el aspecto físico, aquellos objetos que los puedo percibir por el sentido de la vista. Son los edificios, los pavimentos, el arbolado, el mobiliario urbano,… Me hacen sentir de un modo especial. Son cosas que no se repetirían en otro lugar. La percepción visual que tengo del lugar es algo importante. Los edificios cambian de escala, las calles no siguen una reticula ortogonal, me pierdo, me encuentro… Reconozco donde estoy por esa tienda que no me gusta. Me situó y continuo. La vista es algo importante.  El recorrido que hago en ese momento parca la percepción del lugar. En ocasiones son las farolas las que me hacen ver lo que sucede. Todos los objetos son importantes aquí.

Activemos el sentido del oído. Oímos alboroto de coches en marcha, cuchicheo de personas, alguien gritando en la calle reclamando a la sociedad, perros ladrando, el semáforo pitando, el autobús abriendo sus puertas,… Todos son importantes en conjunto. Podríamos reconocer una sociedad completa y activa. Gente de todo tipo, yendo y viniendo.  Coches ,motos, andando, corriendo, de compras o hacia el trabajo, un estudiante que va a clase, un ocupa que va a comprar el pan… Escuchas de todo y esto es algo que no podrás escuchar en otro lugar.

Sobre el tacto…  El suelo que piso es rugoso, en ocasiones me quedo pegada debido a la huella que ha dejado otro hombre o animal. Es duro. En verano arde y en invierno enfría. El suelo me lleva por unos caminos precisos. El asfalto me obliga a no caminar sobre él y el pavimento me llama. Pisar el asfalto cuando no sé qué no debería produce una segregación de adrenalina fuera de lo normal.

Para mí la ciudad sabea lo que saben sus restaurantes y huelea lo que huelen sus habitantes, sus desperdicios y sus tiendas.  En alicante podría hacer una descripción de muchos de ellos, pero en Madrid me pierdo. Esto es síntoma, una vez más de diversidad.

Según Heidegger “La frontera no es aquello en lo que termina algo, sino, como sabían ya los griegos, aquello a partir de donde algo comienza a ser lo que es (comienza su esencia) […] De este modo cercanía y lejanía entre hombres y cosas puedes convertirse en meros alejamientos, en distancias del espacio intermedio.”

En un acercamiento más directo y menos sensorial encontraríamos diferentes agentes interviniendo. Por un lado el horario de trabajo y responsabilidades sociales:  trabajo, y por consiguiente  economía, familia y amigos,… Depende de la sociedad, del resto de personas que conviven con ella;  Sus recorridos por la ciudad ; el clima…

Intervienen en mi proyecto todos estos agentes de los que estoy hablando. La idea de frontera me sirve para delimitar lo que quiero que sea mi casa. No busco una ruptura con todos los agentes externos, sino involucrarlos en mi casa.